Menu

Análisis del Thrustmaster T. 16.000M FCS FlightPack

Thrustmaster T. 16.000M FCS

Hola comandantes, voy a contaros mis impresiones con el nuevo HOTAS de Thrustmaster, el T. 16.000M FCS FlightPack.

En primer lugar quiero aclarar que lo he usado única y exclusivamente en Elite: Dangerous.

Empecemos:

este HOTAS cuenta con dos opciones de compra: con o sin pedales, yo no dispongo de estos últimos por lo que he recabado opiniones de gente que los usa y a quienes considero lo suficientemente objetivos como para compartir su parecer.

Y precisamente por ellos voy a comenzar:

La función de estos pedales es controlar el eje de guiñada (yaw), y aunque la palanca de control incorpora dicho movimiento los pedales aportan un plus de inmersión que cualquier aficionado a la aeronáutica agradece. Este dispositivo cuenta con unas plataformas lo suficientemente amplia
como para no andar tropezando con otros elementos del mismo, además de tener una sensibilidad y precisión más que aceptables y, un dato importante, son estables y no se desplazan por el suelo, respondiendo con precisión a los movimientos del usuario. Este último no es un detalle baladí, pues encontrarte con que no puedes manejar un eje porque el dispositivo se ha desplazado es un auténtico engorro, y esto no sucede con los pedales de este HOTAS.

Poco más puedo decir de los pedales, considero estas características como básicas y fundamentales: sensibilidad, precisión y estabilidad.

Pasemos al conjunto palancas de control y gases:

Si bien en las imágenes no se puede apreciar la escala permitidme que os diga que el tamaño es el apropiado para casi cualquier mano; digo esto porque he usado otros HOTAS y, teniendo como tengo una mano más bien pequeña (tampoco es que sea un hobbit), me he topado con palancas de control que, siendo auténticas maravillas, me ha resultado francamente difícil hacerme con ellas, ¿por qué?, por su exagerado tamaño, que entre otras cosas me obligaba a realizar ‘contorsiones’ y estiramientos imposibles para llegar a algunos de sus botones, si bien la base de esta palanca de control dispone de doce botones extra, seis a cada lado, lo que obliga a separar la mano del controlador para acceder a ellos, pero basta con asignar las funciones menos usadas o, por lo menos, las no utilizadas en momentos de tensión: acceso a mapa galáctico, mapa del sistema, extensión de tren de aterrizaje, fuel scoop, etc.

He podido escuchar y leer quejas sobre ello, refutando precisamente mi argumento anterior sobre su accesibilidad, pero personalmente considero que el número de botones accesibles, los que se hallan en la propia palanca y no en la base, son suficientes para cubrir todas las funciones durante el vuelo, ya se esté en pleno combate o en una relajada jornada de exploración.

Un aspecto fundamental es el peso y la estabilidad del dispositivo, que en el caso del T16.000 es más que aceptable, pues dispone de una base lo suficientemente pesada y ancha como para soportar cualquier maniobra, eso sí, si haces el animal ten por seguro que lo vas a desplazar, da igual que le ates un adoquín.

Una de las cosas que más me ha llamado la atención y que más me satisface de este HOTAS es la sensibilidad y precisión de su palanca de control: es absolutamente preciso y capaz de trasladar lo que el piloto desea hacer, desde un leve movimiento de corrección hasta una maniobra brusca, hagas lo que hagas tendrás siempre el control sobre el movimiento de tu nave en cualquiera de sus ejes.

Sé que este HOTAS dispone de una tecnología basada en sensores magnéticos(3D Hall Efect), y como no soy ningún experto en la materia me limitaré a contar mi experiencia personal: desconozco los pormenores de la tecnología empleada pero, os puedo asegurar que el resultado es inmejorable, pues la palanca responde a los movimientos tal y como uno esperaría que lo hiciese, no necesitando realizar molestas correcciones por falta de precisión, obteniendo movimientos rápidos, precisos y ajustados a lo que el piloto desea transmitir.

Aunque se ha comentado al principio quiero hacer hincapié en el hecho de que este HOTAS dispone de control sobre la guiñada (yaw) en la palanca de control, lo que hace innecesario adquirir los pedales para cubrir dicho movimiento, pero si dispones de espacio y presupuesto son una opción a tener en cuenta.

Otro detalle a tener en cuenta es la posibilidad de configurar la propia palanca de control para zurdos, ésto se consigue desacoplando un par de soportes y reubicándolos en su lado contrario, es una operación fácil de realizar y un punto a su favor.

Hablemos ahora de la palanca de gases:

Lo primero que llama la atención es su diseño sobre ‘railes’. Este diseño hace que el recorrido de la palanca sea del todo horizontal, y si bien la costumbre es que dicho movimiento se realice describiendo un arco de circunferencia, esta ‘nueva’ forma de desplazarlo no resulta incómoda o antinatural en absoluto. Como todo en esta vida es acostumbrarse, pero debo decir que no es una ‘transición’ dura, me explico, a los pocos minutos te has hecho con el movimiento, que resulta fluido y preciso.

Un detalle (menor) al que si he tenido que acostumbrarme es el hecho de no disponer de una ‘zona cero’ en el centro, es decir, una pequeña resistencia, click o cualquier otra forma de avisar que la palanca de gases se encuentra en su punto medio. Esto es algo muy personal y que tampoco considero determinante, pero es un detalle que está ahí y que resulta útil a mucha gente.

La base de esta palanca de gases no es especialmente pesada, pero ello no implica que carezca de estabilidad, todo lo contrario, pues esta circunstancia se ha solventado con un diseño ancho que hace que el dispositivo no se desplace por tu mesa pero, como siempre digo, si haces el animal se va a mover sí o sí.

Los botones son los suficientes y, en mi opinión, están bien ubicados para un fácil acceso. Ahora bien, debéis saber que no es la palanca de gases con más botones del mercado, y he podido leer y escuchar quejas a este respecto, pero siempre comparándolo con otros modelos superiores en precio.

Si observáis las fotos podréis comprobar que dispone de varios botones, hats, minijoysticks y ejes, todos ellos accesibles y suficientes, si bien hay quien prefiere más cantidad, a mi personalmente me parecen los adecuados.

En conjunto es un HOTAS que no decepciona y que tiene su punto fuerte en las sensaciones que transmite: buenas precisión, sensibilidad y estabilidad, teniendo siempre la impresión de poseer el control absoluto sobre el control de tu nave.

 

Un saludo y volad con prudencia.

MAU

Vídeo del dia

Sonic Forces